Notas sobre la edición de vídeos: Los filtros de una cámara

Los que me conocen saben que soy un apasionado de la fotografía y del cine. De hecho, estuve muchos años metido en este mundillo, pero, al final, mi camino me llevó por otros menesteres. Sin embargo, son unas aficiones que no he abandonado por completo y me gusta repasar, de vez en cuando, ciertas nociones básicas.

Como es mi blog, hoy me gustaría hablaros de los filtros de las cámaras, pues pueden ayudarnos muchísimo cuando estamos allí fuera. Eso sí, esta no es una página especializada en medios audiovisuales, por lo que si quieres profundizar en el tema, te recomiendo encarecidamente que visites Tueditordevideos.com, una página especializada en la edición de vídeos y podrás encontrar muchos más consejos sobre el vídeo.

Los filtros de cámara principales

Vamos a ver esos tres filtros que debemos llevar con nuestra cámara digital de fotografía y de vídeo.

UV o skylight

En principio, no afectan a la calidad de la imagen ni suponen una pérdida de luz. Teóricamente filtran los rayos ultra violeta, mejorando la luminosidad y reduciendo la bruma, aunque su principal función es la de proteger el objetivo de polvo, suciedad y arañazos. Facilita la limpieza, ya que se pueden lavar con agua y jabón por separado sin afectar a la lente y le recomiendo que cada vez que compre un objetivo lo acompañe de su correspondiente filtro UV. Eso si, de buena marca, porque hay muchos buenos fotógrafos que no lo usan porque dicen que les resta calidad y prefieren proteger el objetivo llevando puesto siempre el parasol. Yo hago las dos cosas, porque los objetivos son muy caros y por mucho que lo sea el filtro, es rentable.

Polarizador

El filtro polarizador reduce o elimina los reflejos de superficies como agua y cristal, pero no metálicas. También proporciona al color más profundidad e intensidad, oscureciendo el azul del cielo e incrementando en general la saturación del color en toda la escena.

El polarizador consta de dos partes, una anilla fija que se enrosca en el objetivo y un cristal externo que se puede girar para ajustar la dirección de los rayos de luz que han de ser eliminados. Según se gira el cristal externo los reflejos van reduciéndose. Hoy en día se usan únicamente los polarizadores circulares, ya que los lineales quedaron obsoletos porque impedían el funcionamiento de los autofocus.

En las siguientes imágenes vemos como el filtro polarizador ha reducido drásticamente el reflejo del agua y nos permite apreciar el fondo con todos sus matices.

Densidad neutra

Son filtros cuya misión es reducir la cantidad de luz que entra por el objetivo, sin más consecuencias que prolongar la exposición en casos de exceso de luz. Por ejemplo, queremos hacer una fotografía de una cascada con obturación muy lenta para conseguir el efecto “seda” de agua movida. Como hace mucho sol, no conseguimos llegar a l/8seg. Aunque cerremos el diafragma a tope y no podemos tampoco bajar la sensibilidad que está al mínimo. Sólo nos queda poner un filtro neutro de la densidad correspondiente para obtener la exposición deseada. El filtro ND2 reduce la luz a la mitad (1 paso), el ND4 a cuatro veces menos (2 pasos), el ND8 8 veces menos (3 pasos), y así sucesivamente. Los filtros de densidad neutra pueden cubrir todo el ángulo visual o ser degradados (con una zona de transición de transparente a oscuro). Los hay de diferentes grados, en función de la cantidad de luz que se quiere limitar.

La excesiva diferencia de luz entre el cielo y la tierra en fotografía de paisajes puede solucionarse con un Neutro, aunque hay soluciones mejores (usar un degradado o trabajar la foto con Photoshop). En el ejemplo se utilizó un ND2 que redujo en un diafragma la exposición de todo el encuadre.