Cómo crear un Home Studio en casa

En este artículo vamos a ver, de manera esquemática, el equipo básico que necesitas para empezar a funcionar tu Home Studio. Como yo utilizo ordenador Mac te lo explicaré para éste ordenador, pero si prefieres Pc los pasos serán similares.

Con este pequeño Home Studio casero, podrás hacer tus propias producciones musicales desde tu ordenador. Eso sí, si no cuentas con un estudio bien ambientado, necesitarás unos buenos auriculares para poder escuchar la música. Si no, te será imposible con unos simples altavoces. Te recomiendo que pases por la tienda online Cuffie10.com, que cuentan con unos auriculares muy bueno, sobre todo en la sección de Migliori Cuffie en este link. Cuando ya estés equipado con tus auriculares nuevos, podemos empezar a montar todo tu estudio de música.

¿Qué es un Home Studio?

Consiste en un pequeño estudio de grabación que se monta en el hogar. El Home Studio se ha convertido en una de las herramientas de trabajo que utilizan los músicos o compositores en la fase inicial de la creación para plantear el boceto de la canción, al que llamamos “maqueta”. En una fase posterior se va al estudio de grabación profesional donde se mejoran las pistas y los sonidos grabando con músicos en vivo.

Pero en algunos casos, si tienes buen equipo, calidad de sonido y dispones de instrumentos virtuales bien sampleados o muestreados, no es necesario ir al otro estudio. Ocurre que a veces te encargan grabar unas guitarras, o unos arreglos de cuerdas, o te piden que edites unas voces… o te piden la música para un spot publicitario o un corto de animación… o quieres simplemente enmaquetar una canción; en estos casos tu trabajo puede quedar terminado en el Home Studio.

pasos para hacer un home estudio en casa

Primeros pasos para tu HomeStudio

– Primero, has de comprarte un ordenador de sobremesa, por ejemplo un iMac, que ya trae pantalla. Obviamente con teclado y ratón. Ponle toda la RAM que admita la necesitas para trabajar holgado. Si quieres puedes comenzar por algo más barato como un portátil o incluso un iPad.

– Segundo, necesitas una tarjeta de sonido externa. Tu ordenador trae tarjeta incorporada pero el trabajo con audio requiere más potencia, mejores conversores A/D, D/A más cantidad y variedad de salidas o entradas para conectar instrumentos y dispositivos. Pongamos una asequible: Apogee Duet, que aunque tiene pocas in/out es un interface suficiente para empezar. La conectamos por USB a nuestro Mac.

Ya tienes tu Home Studio muy básico. Ahora necesitas el software de grabación. Con el sistema operativo de tu Mac ya tienes el programa, se llama GarageBand y viene gratuito. Éste programa es al que llamamos DAW y trae un grabador multipistas, mesa de mezclas, efectos para procesar el sonido como ecualizador, compresor, reverberación, eco… e instrumentos virtuales como piano, bajo, batería…

Ahora, el equipo

– Tercero, hazte con un micrófono de condensador para grabar la voz y la guitarra acústica por ejemplo. Los hay muy baratos, investiga un poco. Para conectarlo a la tarjeta de sonido necesitas un cable con clavija canon. Un pié de micro tipo jirafa no te vendrá mal.

– Cuarto, compra un teclado controlador MIDI para poder tocar el piano, el bajo, la batería… desde fuera de tu ordenador, es más cómodo. No necesitas gran cosa, con uno de 49 teclas es suficiente, investiga un poco marcas y modelos. Lo conectas por USB a tu ordenador.

– Quinto, compra un par de altavoces “planos” para oír con cierta fiabilidad la música que estás grabando. Si son activos mejor, es decir autoamplificados. Los conectas a la tarjeta de sonido utilizando cables con clavija jack o canon.

Ya tienes el equipo básico para tu Home Studio. Profundicemos ahora un poco más en el ordenador y aclaremos conceptos.

¿Qué necesitas en tu ordenador para hacer música?

Nuestro primer elemento será el ordenador, que tendremos equipado con el hardware y software necesario puede realizar las funciones de grabador multipista para nuestra música y escuchar por nuestros auriculares.

Elegir entre Mac o PC siempre ha sido una de las decisiones que más controversia ha creado en el mundo de la producción musical. Aquí debes tomar tú la iniciativa, yo utilizo Mac y OSX. En cualquier caso, en la actualidad las dos plataformas bien configuradas pueden utilizarse de forma absolutamente fiable.

Otro de los aspectos importantes es decidir entre ordenador portátil o de sobremesa. Yo me inclino por el de sobremesa, aunque a veces un portátil te permite movilidad para grabar fuera de tu casa, todo depende del destino que le vayas a dar. Como te he dicho me inclino por el de sobremesa y más concretamente por la torre separada de la pantalla. Este ordenador te permite tener más RAM y utilizar varios discos duros, esto último es muy importante.

Notas sobre la edición de vídeos: Los filtros de una cámara

Los que me conocen saben que soy un apasionado de la fotografía y del cine. De hecho, estuve muchos años metido en este mundillo, pero, al final, mi camino me llevó por otros menesteres. Sin embargo, son unas aficiones que no he abandonado por completo y me gusta repasar, de vez en cuando, ciertas nociones básicas.

Como es mi blog, hoy me gustaría hablaros de los filtros de las cámaras, pues pueden ayudarnos muchísimo cuando estamos allí fuera. Eso sí, esta no es una página especializada en medios audiovisuales, por lo que si quieres profundizar en el tema, te recomiendo encarecidamente que visites Tueditordevideos.com, una página especializada en la edición de vídeos y podrás encontrar muchos más consejos sobre el vídeo.

Los filtros de cámara principales

Vamos a ver esos tres filtros que debemos llevar con nuestra cámara digital de fotografía y de vídeo.

UV o skylight

En principio, no afectan a la calidad de la imagen ni suponen una pérdida de luz. Teóricamente filtran los rayos ultra violeta, mejorando la luminosidad y reduciendo la bruma, aunque su principal función es la de proteger el objetivo de polvo, suciedad y arañazos. Facilita la limpieza, ya que se pueden lavar con agua y jabón por separado sin afectar a la lente y le recomiendo que cada vez que compre un objetivo lo acompañe de su correspondiente filtro UV. Eso si, de buena marca, porque hay muchos buenos fotógrafos que no lo usan porque dicen que les resta calidad y prefieren proteger el objetivo llevando puesto siempre el parasol. Yo hago las dos cosas, porque los objetivos son muy caros y por mucho que lo sea el filtro, es rentable.

Polarizador

El filtro polarizador reduce o elimina los reflejos de superficies como agua y cristal, pero no metálicas. También proporciona al color más profundidad e intensidad, oscureciendo el azul del cielo e incrementando en general la saturación del color en toda la escena.

El polarizador consta de dos partes, una anilla fija que se enrosca en el objetivo y un cristal externo que se puede girar para ajustar la dirección de los rayos de luz que han de ser eliminados. Según se gira el cristal externo los reflejos van reduciéndose. Hoy en día se usan únicamente los polarizadores circulares, ya que los lineales quedaron obsoletos porque impedían el funcionamiento de los autofocus.

En las siguientes imágenes vemos como el filtro polarizador ha reducido drásticamente el reflejo del agua y nos permite apreciar el fondo con todos sus matices.

Densidad neutra

Son filtros cuya misión es reducir la cantidad de luz que entra por el objetivo, sin más consecuencias que prolongar la exposición en casos de exceso de luz. Por ejemplo, queremos hacer una fotografía de una cascada con obturación muy lenta para conseguir el efecto “seda” de agua movida. Como hace mucho sol, no conseguimos llegar a l/8seg. Aunque cerremos el diafragma a tope y no podemos tampoco bajar la sensibilidad que está al mínimo. Sólo nos queda poner un filtro neutro de la densidad correspondiente para obtener la exposición deseada. El filtro ND2 reduce la luz a la mitad (1 paso), el ND4 a cuatro veces menos (2 pasos), el ND8 8 veces menos (3 pasos), y así sucesivamente. Los filtros de densidad neutra pueden cubrir todo el ángulo visual o ser degradados (con una zona de transición de transparente a oscuro). Los hay de diferentes grados, en función de la cantidad de luz que se quiere limitar.

La excesiva diferencia de luz entre el cielo y la tierra en fotografía de paisajes puede solucionarse con un Neutro, aunque hay soluciones mejores (usar un degradado o trabajar la foto con Photoshop). En el ejemplo se utilizó un ND2 que redujo en un diafragma la exposición de todo el encuadre.